Proyectos de Desarrollo Territorial: propuestas para la transformación

Por: Mijal Saz

La finalización de los procesos formativos realizados en los distintos territorios prioritarios para el Programa ConectaDEL en Argentina, tuvo como principal desafío que los participantes diseñaran proyectos de Desarrollo Territorial, intentando articular conocimientos y aprendizajes en una propuesta de intervención integral para sus territorios, a partir de pensar y detectar, en forma colectiva, las necesidades y problemas locales existentes.

cooperativa apicola

Reunión del equipo del proyecto Fortalecimiento de la Escuela Colonias Unidas y la Cooperativa Celdas Doradas-Rosario

¿Qué es un proyecto? ¿qué representa? ¿porqué es importante formular proyectos pensados desde y con el territorio y sus actores? Un proyecto es la puesta en valor, y conjugación, de los recursos existentes y la búsqueda de nuevos. Es un proceso de consenso entre necesidades, problemas, realidades, políticas, recursos, posibilidades, propuestas de cambio, potencialidades, deseos de transformar y mejorar una realidad. Su diseño, es por tanto, la puesta en palabras ordenadas del deseo de cambio expresado por una comunidad, un municipio, un grupo de actores sociales comprometidos con el objetivo común de transformar la realidad en alguna de sus dimensiones o aspectos.

La palabra proyecto se vincula con la idea de tránsito que remite a un futuro imaginado desde una situación presente con antecedentes en el pasado. Ese futuro imaginado se constituye en la representación de una nueva situación respecto de la situación de partida, por medio de acciones concebidas y organizadas a tales fines. Su propósito es recorrer el camino como medio para concretar una idea que modifique la realidad.

Entonces, un proyecto “se transforma en una ‘apuesta’, una hipótesis de intervención en determinados ámbitos y aspectos de la realidad social, para producir el cambio deseado” (Román, M.: 2003). Es “un conjunto de acciones desarrolladas en un tiempo y espacio determinado, emprendidas en modo articulado combinando la utilización de diferentes recursos (humanos, técnicos, materiales) en función del logro de determinado objetivo previamente estipulado, el cual se justifica por la existencia de una determinada situación-problema que se quiere transformar”. (Ander-Egg y Aguilar: 2005).

Los proyectos aspiran a producir cambios significativos en la realidad económica, social, cultural, institucional, ambiental, para propender a generar inclusión, mejorar las oportunidades y calidad de vida en la sociedad. En este sentido y en relación al tema, Alburquerque afirma que “la base de desarrollo económico local incluye los recursos reales y potenciales por un lado y las necesidades de la sociedad por el otro. Ambos aspectos orientan a la preparación del ejercicio de planificación del desarrollo económico territorial. La valorización de las posibilidades de desarrollo y de los recursos locales forma parte de los elementos que configuran el entorno socioeconómico e institucional ”.

Definitivamente, la experiencia en este tema, para todos los que forman parte de ConectaDEL Argentina, representa un proceso de aprendizaje muy amplio e interesante. Para el diseño e implementación de procesos formativos y luego de los proyectos de Desarrollo Territorial se definieron territorios prioritarios; éstos fueron: San Martín (Provincia de Buenos Aires), Rosario (Provincia de Santa Fe), San Juan (Provincia de San Juan) y Córdoba (Provincia de Córdoba)[1].

La articulación de dos de los componentes (componente 3 y 4 ))[2] del Programa ConectaDEL fue parte de los desafíos asumidos por la unidad ejecutora en el desarrollo de los procesos formativos. Los cursos incluyeron en su diseño un módulo final de integración conceptual y práctica, donde se formularon proyectos de desarrollo territorial como producto final del proceso formativo. Durante el desarrollo de los proyectos se abrió la posibilidad de que éstos se presenten a un concurso promovido por el BID-FOMIN, donde a partir de una evaluación[3], se seleccionaron las mejores propuestas y se co-financiaron con aportes de esta institución.

El resultado fue que, de los 35 proyectos surgidos de dichos cursos, 29 fueron presentados como propuestas para su evaluación y selección con el fin de ser co financiados[4] por el Programa para su implementación. El Comité de Evaluación seleccionó 8 proyectos que en la actualidad se están ejecutando siendo:

  1. Centro de Apoyo a la Producción Local (San Martín)
  2. Fortalecimiento de la Escuela Colonias Unidas y Cooperativa Celdas Doradas (Rosario)
  3. Centro de Gestión del Conocimiento para el Desarrollo Territorial (Rosario)
  4. Conformación de un espacio de coordinación y concertación de actores locales de Albardón (San Juan)
  5. Fortalecimiento al Programa de Acceso a TIC´s. Experiencia piloto en Caucete y 25 de Mayo (San Juan)
  6. Elaboración de una Agenda Estratégica Productiva para el Desarrollo Económico Local de la ciudad de Almafuerte (Córdoba)
  7. Diseño e implementación de una metodología participativa de articulación público-privada con un abordaje a escala barrial a partir de un enfoque territorial (Córdoba)
  8. Fortalecimiento de la identidad de los Centros de Desarrollo Regional -) (Córdoba)

De esta forma se intenta reconocer el esfuerzo y la creatividad de los participantes, estimulando y promoviendo la posibilidad generar y fortalecer procesos de desarrollo territorial a partir de la implementación local de las propuestas por ellos realizadas.

Proyecto "Fortalecimiento al Programa de Acceso a TIC´s. Experiencia piloto en Caucete y 25 de Mayo"-San Juan Etiqu

Proyecto “Fortalecimiento al Programa de Acceso a TIC´s. Experiencia piloto en Caucete y 25 de Mayo”-San Juan

La formulación de proyectos en procesos de formación son parte de las diferentes actividades que se traducen en acciones colectivas, producto de un proceso transformador donde se ponen en juego los conocimientos, aprendizajes, habilidades, aptitudes, que fueron movilizadas y fortalecidas en la situación de aprendizaje. De esta forma, la acción se propone por parte de un sujeto que desarrolla acciones por y para la transformación de la realidad.

En este contexto y en virtud de la experiencia es importante destacar que:

  • Se aprendió de “inaugurar” el proceso, que fue extenso en el tiempo y tuvo marchas y contramarchas. El avance en esta etapa de los procesos formativos, donde se buscaba articular lo aprendido sumado a los conocimientos y habilidades de los participantes de los cursos en el diseño de los proyectos, estuvo sumamente ligado al proceso de diálogo con las participantes, socios locales, coordinadores y supervisores de los proyectos. La planificación de encuentros, reuniones, el trabajo áulico con docentes y la supervisión ampliaron los espacios de intercambio donde la opinión de cada uno colaboró en mejorar y fortalecer las propuestas.
  • Resultó muy importante la colaboración de la responsable del diseño e implementación del Matching Grant en el apoyo a la coordinación nacional así como las coordinaciones locales y los grupos constituidos con el fin del diseño de cada proyecto. De esta forma se buscó que los proyectos adquieran mayor calidad y respondieran a las necesidades reales de sus territorios.
  • El proceso de selección de las mejores propuestas por parte del Comité de Evaluación implicó, en algunos casos, que los grupos de trabajo tuvieran que realizar modificaciones en los diseños para que los proyectos pudieran presentarse nuevamente a evaluación.
  • Se rescata como aprendizaje para la institución ejecutante, así como otras y para nuevas iniciativas, el brindar mayor tiempo para el desarrollo del diseño y el acompañamiento con el fin de que los proyectos “maduren” y se conviertan en propuestas ajustadas a los territorios.
  • Otra lección aprendida es visibilizar la experiencia de los equipos de trabajo como un recurso valioso para su transmisión a otros grupos que emprendan procesos de este tipo, dada la complejidad que adquieren los proyectos.
  • Es de destacar que los proyectos seleccionados según el cumplimiento de los requisitos del FOMIN, en algunos casos son nuevas propuestas y en otros apalancan recursos de proyectos existentes ampliando su nivel de intervención territorial
  • En general, los cofinanciamientos solicitados son montos inferiores a 15.000 dólares, ofreciendo las instituciones ejecutantes como contraparte el mismo o mayor monto en dinero o especies como contribución a los proyectos.

Los proyectos se presentan como nuevas oportunidades de mejorar los procesos de articulación público-privadas de los territorios donde tienen su asiento y generar nuevas propuestas de apertura al diálogo entre actores y agentes, en pos de objetivos comunes de desarrollo.

En los procesos de formación en desarrollo territorial, la formulación de propuestas de intervención desde un contenido práctico acelera la capacidad de pensar e intervenir en el territorio. Los proyectos representan un verdadero desafío ya que se constituyen en propuestas diseñadas desde y por los propios actores protagonistas de la dinámica territorial y con anclaje institucional. Desde lo metodológico y como aprendizaje, se constituyen en un formato estructurado que ordena ideas, deseos, potencialidades, capacidades, recursos e información del contexto territorial, y requieren de un proceso de articulación y consenso con actores que se comprometan con el proyecto, la asignación de recursos de diversos tipos y su ejecución.

La ejecución se transforma en un “saber hacer” y en nuevo conocimiento que requiere sistematización como práctica, este es el desafío que queda pendiente a la fecha para el ConectaDEL en Argentina. Aún habiendo instrumentado herramientas para el seguimiento; recuperar la experiencia en la voz sus protagonistas, será un nuevo reto y aprendizaje.

____________________________________________________________________

MijalSaz*Mijal Saz

Coordinadora Nacional en Argentina del Programa ConectaDEL (UNSAM / BID-FOMIN)

[1] Los cursos y diplomaturas se brindaron en 2011, 2012 y 2013 según se fueron desarrollando las alianzas con los actores en cada territorio y se avanzó en el diseño y consenso sobre los procesos formativos, currículas, etc.

[2] Componente 3. Formación a operadores y decisores de políticas y componente 4. Fondo de cofinanciamiento para proyectos piloto (ver requisitos del MachingGrant/ Programa ConectaDEL/ BID-FOMIN en www.conectadel.org).

[3] Basado en la reglamentación del MachingGrant del Programa ConectaDEL BID-FOMIN

[4] Componente 4 del Programa ConectaDEL: ” Facilidad para la selección e implementación de las mejores propuestas de Desarrollo Local”.

Filed in: Editorial, Rotador
×