Desigualdades, Descentralización y Desarrollo Territorial en Chile

Por: Dr. Ismael Toloza[1]

En el marco de las transformaciones que Chile necesita, y en el contexto de la actual discusión País, es necesario explicitar que Chile requiere una reforma hacia la equidad social y territorial que posibilite trascender a la actual realidad, en términos de que en Chile no da lo mismo donde se nace, esta condición determina las oportunidades de desarrollo, de bienestar y de acceso a bienes públicos. Si logramos superar estas profundas desigualdades territoriales, estaremos en el camino correcto para alcanzar los estándares de “un país desarrollado” y habremos mejorado nuestra democracia.

CÓMO SE HAN HECHO CARGO DE LAS DESIGUALDADES TERRITORIALES OTROS PAISES

Del análisis de experiencia internacional comparada destacan las políticas públicas impulsadas por Japón, Canadá y el Reino Unido, quienes vía sistemas de transferencia y compensaciones territoriales han sido capaces de asegurar a todos los ciudadanos independiente del lugar donde vivan, igualdad de acceso a oportunidades y el ejercicio de sus derechos. En este contexto, el principal elemento a considerar dice relación con relevar el criterio de “Igualdad Horizontal” imperante en estos países, y que consiste en asegurar la provisión de bienes públicos[2] de similar calidad a todos los habitantes de los distintos territorios subnacionales. Por tanto la distribución de recursos está supeditada a cubrir el diferencial para lograr aquello. En consecuencia, Chile y Latinoamérica necesitan avanzar en el mediano plazo, hacia mecanismos que permitan implementar este “criterio de igualdad horizontal de manera de hacerse cargo de forma permanente de las actuales desigualdades e inequidades territoriales.

Lo anterior implica responder como país, ¿cuánto nos cuesta en cada región y comuna asegurar el acceso de los ciudadanos a niveles similares en cantidad y calidad de bienes públicos? ¿Qué medidas debemos impulsar para dotar de estos recursos y atribuciones a estas instancias subnacionales?

hacerse cargo de las desigualdades territoriales en Chile y Latinoamérica, significa avanzar hacia la

“Hacerse cargo de las desigualdades territoriales en Chile y Latinoamérica, significa avanzar hacia la “igualdad horizontal” e implementar  una “Política de Cohesión Social y Territorial”.

¿Y EN EL CORTO PLAZO QUÉ?

Como las brechas en Chile y Latinoamérica son significativas, necesitamos medidas de corto plazo para hacernos cargo de ellas. Un de las principales acciones tendientes a responder de manera integral y con mirada estratégica este desafío, es plantearse el diseñar y ejecutar una POLÍTICA DE COHESIÓN SOCIAL Y TERRITORIAL como en Europa.

 Para Europa, una política de cohesión social y territorial, es una estrategia que busca el policentrismo, relaciona los desequilibrios no sólo con consideraciones de equidad sino también con la preocupación por la competitividad del espacio comunitario, para conseguir un desarrollo territorial equilibrado y, evitar que continúe concentrándose excesivamente la riqueza y la población en un núcleo central en Europa.

Esta política, se traduce en una meta ambiciosa, que condiciona la calidad de la intervención en cada uno de los territorios que Europa a definido. Esta aspiración u objetivo concreto de la política de cohesión territorial Europea se traduce en que “ningún territorio de la unión Europea tenga un PIB per cápita promedio, menor al 75% de la media Europea”. Esta decisión política ha permitido clasificar los territorios o regiones europeos en tres categorías:

  • Territorios de convergencia: Aquellos con un PIB per cápita promedio inferior al 75% de la media Europea. Y cuya política tiene por objeto acelerar la convergencia de las regiones y los Estados miembros menos desarrollados mediante la mejora de las condiciones de crecimiento y empleo.
  • Territorios de Competitividad Regional y Empleo: Aquellos con un PIB per cápita promedio entre el 75% y el 100% de la media Europea. Su objetivo trata de reforzar la competitividad, el empleo y la capacidad de atracción de las regiones no incluidas en el grupo de regiones menos favorecidas.
  • Territorios de Cooperación Territorial Europea: Son aquellos que presentan PIB per cápita promedio por sobre la media Europea. Su objetivo pretende reforzar la cooperación a nivel transfronterizo, transnacional e interregional.

En definitiva, la política de cohesión territorial Europea, se traduce en una política pública diferenciada, con indicadores y metas claras, y con instrumentos financieros distintos, mayores para aquellas regiones más necesitadas y menores para aquellas que presentan un estadio de desarrollo mayor.

En este contexto, la Comisión Asesora Presidencial para la Descentralización y desarrollo Regional de Chile, acaba de entregar a la Presidenta Michelle Bachelet (07 de octubre 20154) una serie de propuestas destinadas a profundizar e impulsar un proceso de descentralización y autonomía subnacional en Chile. Una de esas propuestas apunta precisamente a la implementación de una Política de Cohesión Social y Territorial en Chile, cuyo objetivo es contar con políticas diferenciadas hacia territorios con realidades de desarrollo y competitividad disimiles. En una primera fase, la propuesta aborda la implementación de un “Fondo de Convergencia” orientado a reducir los rezagos socioeconómicos en los territorios declarados como Zonas Rezagadas.

La calidad de Zona Rezagada será determinada por medio de indicadores objetivos, cualitativos y cuantitativos, que permitan determinar que el territorio presenta niveles de aislamiento y brechas importantes en distintos indicadores socioeconómicos respecto del promedio nacional, esto implica establecer un estándar nacional (garantía estatal de desarrollo) el cual deberá convertirse en el piso respecto del cual deben transitar dichos territorios.

Este Fondo de Convergencia operará como block grant (menú flexible de proyectos y programas a cargo de cada Región) de carácter plurianual, y se operativizará a través de un Plan de Desarrollo Territorial a tres años, desarrollado en conjunto entre los actores locales y el Gobierno Regional, el cual debe apuntar a hacerse cargo de las brechas identificadas en función de alcanzar los indicadores establecidos como garantía estatal de desarrollo.

Será requisito que cada territorio rezagado instale una mesa territorial de carácter público-privada-IES (Instituciones de Educación Superior), cuyo objetivo será colaborar y validar la elaboración de los planes territoriales, como así también apoyar la gestión y asumir el control social, seguimiento y monitoreo del cumplimiento del plan de desarrollo territorial.

Se establecerá un mecanismo privilegiado de compras públicas a favor de zonas rezagadas y la categoría de creación de valor compartido a la cual se podrán acoger las empresas presentes en estos territorios

Una ley y sus respectivos reglamentos institucionalizarán el Fondo de Convergencia y el Programa de Zonas Rezagadas, de manera de garantizar su carácter permanente, así como los demás mecanismos de evaluación de proyectos, compras públicas e incentivos a la generación de valor antes señalados.

La buena noticia es que esta iniciativa comienza su implementación a través de un plan piloto de 200 millones de dólares el año 2015 (Préstamo BID), para crecer por ley a 600 el 2016, 800 el 2017, 1000 el 2018, 1200 el 2019 y 1400 el 2020 a pleno régimen (0.4 del PIB aprox.).

En consecuencia, hacerse cargo de las desigualdades territoriales en Chile y Latinoamérica, significa avanzar hacia la “igualdad horizontal” e implementar “Política de Cohesión Social y Territorial” en el marco de mecanismos de profundización de la descentralización política, para dotar de legitimidad democrática e incentivar el surgimiento de liderazgos subnacionales. Descentralización administrativa que transfiera competencias para hacerse cargo de las complejidades del desarrollo. Descentralización fiscal para dotar de recursos a los territorios, fortalecer el capital humano a nivel subnacional e incentivar mecanismos de participación ciudadana y control democrático que asegure la sostenibilidad de estos procesos.

__________________________________________________________________________________________________

IsmaelToloza

Ing. Ph.D. Ismael Toloza Bravo

[1] Ing. Ismael Toloza Bravo, Doctor en Economía de la Universidad Nacional Autónoma de México. Magíster en Economía y Gestión Regional. Es investigador y coordinador del programa de Desarrollo Territorial y Competitividad y coordinador de vinculación internacional del Instituto de Desarrollo Regional y Local IDER, de la Universidad de la Frontera en Chile. Es Coordinador del capítulo Chile de la Red de Desarrollo Territorial de América Latina y el Caribe (ReDETE), Gerente del programa Universidad es Territorio UNETE, de la Universidad de la Frontera. Miembro de la Comisión Asesora Presidencial en Descentralización y Desarrollo Territorial de la Presidenta Michelle Bachelet, y miembro del directorio del Programa Regional de la Comisión Nacional de Investigación Científica y Tecnología de Chile.
 
[2] Se le denomina Bien Público a un bien cuyo consumo no tiene rivalidad, y por tanto puede ser aprovechado por un gran número de ciudadanos, ej. Alumbrado público, carreteras, señales de radio y televisión, etc.
Filed in: Editorial, Rotador
×