Planificación, Región y Política.

Introducción

“Hace 18 años, un grupo de economistas, vinculados principalmente con la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires, comenzamos a reunirnos preocupados por el futuro inmediato de nuestro país, que, a nuestro juicio, iba a eclosionar en una crisis sin precedentes. Aquel modelo económico apoyado en las bases del neoliberalismo estaba a punto de estallar y sus consecuencias serían nefastas, por lo que nos reuníamos con el objetivo de discutir acerca de un modelo alternativo.

Seis docentes iniciamos esa tarea y nos planteamos ampliar la membresía del grupo y establecer un régimen de reuniones periódicas para avanzar en el análisis de los diferentes aspectos que atravesaban la realidad argentina.

Partimos de la necesidad de lograr un desarrollo equilibrado de la producción y ocupación de nuestro territorio, condición básica para lograr un crecimiento con equidad. Propusimos un programa nacional de apoyo y reconocimiento de las estructuras productivas de todo el país, poniendo énfasis en el segmento de la pequeña producción rural y urbana. Asimismo, señalamos la importancia de la participación del estado nacional, de las universidades, de los organismos de ciencia y tecnología y de los productores para organizar un consejo nacional de transformación productiva.

En diciembre de 2002, nos referimos a la necesidad de un nuevo modelo de crecimiento con equidad. Esta posición que adoptamos en aquel momento incluía la necesidad de un desarrollo activo y sostenido de la capacidad industrial del país, pues la sola producción primaria, aunque sea llevada a cabo con la mayor efectividad, no podría conducir a niveles de vida aceptable para toda la sociedad.

También planteamos la necesidad de fomentar desde el Estado los programas asociativos de productores, a fin de fortalecerlos tecnológicamente, mejorar su competitividad y apuntalar su posición negociadora en los mercados de comercialización.

Esto suponía la reconstrucción de organismos reguladores de comercialización, a efectos de consolidar la capacidad de negociación de los productores y de establecer, para ellos y para los asalariados, sistemas de seguridad social.

Es por esto que, desde el 2002, en el Plan Fénix, hay un área específica dedicada a analizar y a proponer nuevos caminos para consolidar un país equilibrado en su producción sin ceder a las demandas de aquellos propietarios de grandes extensiones, que pretenden que nuestro país acepte ocupar un lugar dependiente en la división del trabajo internacional.

En muchas ocasiones nos hemos preguntado cómo continuar, cuándo termina nuestro trabajo o si nunca acaba. Lo que sabemos es que nos quedan muchas tareas por realizar. Tenemos que instalar en el país el convencimiento de que debemos planificar nuestro futuro.

Hoy nos congratulamos de ofrecer nuevos aportes al pensamiento sobre el desarrollo partiendo de la valoración de la territorialidad en contraposición al actual modelo, que se presenta como único posible y que la historia ha demostrado que solo lleva a crisis económicas, sociales y políticas, que caen con todo su peso sobre la mayoría de la sociedad. ”

Abraham Leonardo Gak
Director de la Cátedra Abierta Plan Fénix

 

Ingresar al libro: Aquí

Please rate this

Filed in: Argentina, Rotador
×

Comentario

Loading Facebook Comments ...

Post a Comment