MÓDULO 3: NUEVA GESTIÓN PÚBLICA, CAPITAL SOCIAL Y GOBERNANZA

Descargar Documentos
Versión completa
Versión reducida
Índice módulo 3.

Unidad 3.A: Descentralización y nueva gestión pública
  1. Descentralización, centralismo y democracia.
  2. Descentralización y desarrollo económico territorial.
  3. Nuevos roles y funciones de la gestión pública.
Unidad 3.B: Capital social y desarrollo territorial
  1. El concepto de capital social.
  2. Fuentes y componentes del capital social: normas, confianza, reciprocidad y redes.
  3. Beneficios del capital social.
  4. Capital social y gobernanza.
Objetivos del Módulo 3
  • Mostrar la importancia que tienen las administraciones públicas territoriales para promover la creación de entornos favorables a la competitividad empresarial desde los distintos ámbitos territoriales.
  • Señalar la relación existente entre los procesos de descentralización y desarrollo económico territorial, así como los nuevos roles y funciones de la gestión pública local.
  • Exponer el concepto y componentes del capital social, así como la importancia de construir adecuados niveles de gobernanza para sustentar los procesos de desarrollo económico empresarial y territorial.

El móulo 3 muestra la importancia que tienen las Administraciones Públicas territoriales para promover la creación de entornos favorables a la competitividad empresarial desde los distintos ámbitos territoriales. En este sentido, se señala la relación existente entre los procesos de descentralización y desarrollo económico territorial, así como los nuevos roles y funciones de la gestión pública local relacionados con el fomento del desarrollo económico territorial y el empleo.
Asimismo, se expone el concepto y componentes del capital social, así como la importancia de construir adecuados niveles de gobernanza para sustentar los procesos de desarrollo económico empresarial y territorial, en los cuales la cooperación entre los actores públicos y privados es fundamental. Ello es coherente con la exigencia de visión integral y sistémica que se demanda en las acciones en favor del desarrollo económico territorial.
Igualmente, es importante que este entorno facilitador de los emprendimientos incluya una modernización administrativa, a fin de lograr la simplificación de trámites para facilitar la creación de empresas y la resolución de los contratos, superando las dificultades administrativas habituales. La simplificación de procedimientos burocráticos y la creación de marcos jurídicos y regulatorios ágiles posibilitan el desarrollo de emprendimientos productivos y ayudan a eliminar muchos de los obstáculos existentes para las microempresas y pequeñas y medianas empresas.
El diseño horizontal de políticas se contrapone al diseño vertical y centralista de las mismas, y se orienta a crear oportunidades y un entorno favorable a los emprendimientos innovadores. Esto supone introducir una lógica de funcionamiento que desplace los anteriores enfoques centralistas por un diseño descentralizado de las políticas públicas, las cuales deben dotarse de mayor grado de horizontalidad, selectividad, y capacidad de concertación con los actores sociales.
Tales intervenciones conducen a los gobiernos a actuar como catalizadores y mediadores, suministrando información, facilitando líneas de financiación o de aval financiero necesarias para las microempresas, pymes y unidades de producción comunitaria (como capital semilla, capital riesgo, sociedades de garantía recíproca), y estimulando iniciativas de desarrollo económico territorial, todo lo cual implica:

  • Tener una visión prospectiva de desarrollo y lograr compartirla con los líderes locales y regionales, a fin de animar la elaboración de estrategias territoriales de desarrollo.
  • Apoyar a los actores territoriales aportando recursos y medios de formación para la gestión del desarrollo local.
  • Coordinar las políticas públicas y analizar cuidadosamente los impactos locales de las políticas sectoriales y globales, rindiendo cuentas de los efectos y utilización de los recursos.
  • Ayudar a la puesta en marcha de los sistemas de información y empleo en los respectivos territorios, facilitando los recursos de investigación y desarrollo apropiados a los problemas y situaciones de cada ámbito territorial.

Esta redefinición de las funciones del sector público según las administraciones más cercanas a los actores territoriales, refleja, en definitiva, el tránsito de un modelo de funcionamiento burocrático a un nuevo modelo de gestión horizontal mediante el fortalecimiento de las Administraciones Públicas territoriales, de acuerdo a criterios de eficiencia o rentabilidad social y empresarial, y no sólo por criterios de autoridad. Asimismo, resulta necesario formar los recursos humanos con las nuevas capacidades exigidas a los responsables (políticos y técnicos) de la nueva Administración Pública, entre las cuales destacan la capacidad para escuchar e interactuar con la sociedad civil, la destreza para la negociación y el trabajo en grupo, y el diseño de programas participativos, entre otras.
Las políticas de fomento de la competitividad no pueden limitarse, pues, al sector privado empresarial, ya que deben incorporarse igualmente los programas de fortalecimiento de los gobiernos locales. Estos son, a menudo, considerados de forma separada, cuando en realidad su modernización es parte de la misma tarea de adecuación al cambio estructural, el cual exige una redefinición profunda de las funciones y responsabilidades de la gestión pública.


Comments are closed.