MÓDULO 8: LAS ESTRATEGIAS DE DESARROLLO ECONÓMICO TERRITORIAL

Descargar Documentos

Versión completa

Módulo 8: las estrategias de desarrollo económico territorial (4402)

Versión reducida

Módulo 8: las estrategias de desarrollo económico territorial (1871)
Índice Módulo 8


Unidad 8.A: Elaboración de estrategias de desarrollo económico territorial 
 
  1. Fases de la elaboración de una estrategia de desarrollo económico territorial.
  2. Las Agencias de Desarrollo Local.
  3. Los servicios de apoyo a la producción para las microempresas y pymes locales.
Unidad 8.B: La incorporación del enfoque territorial en las estrategias de desarrollo productivo y empleo
 
  1. La nueva estrategia del desarrollo territorial rural.
  2. El Proyecto EXPIDER (Experiencias Piloto de Desarrollo Rural) en América Latina.
  3. La planificación del desarrollo local sustentable. El diseño territorial de las políticas activas de empleo.

Objetivos del Módulo 8
  • Mostrar las diferentes fases por las que suele pasar la animación y elaboración de una estrategia de desarrollo económico territorial.
  • Mostrar las funciones y objetivos de las Agencias de Desarrollo Local.
  • Señalar la importancia de la construcción de una oferta territorial de servicios de apoyo a la producción para el fomento y creación de nuevas empresas locales.
  • Presentar el nuevo enfoque territorial del desarrollo rural.
  • Mostrar la valorización del medio ambiente y el patrimonio cultural como activos de desarrollo territorial en las estrategias de desarrollo local sustentable.
  • Incorporar el enfoqueterritorial en el diseñode las políticas activas de empleo, con el fin de lograr mejores resultados en términos de reducción de la pobreza y de la inequidad social.
El módulo 8 muestra, finalmente, las diferentes fases por las que suele pasar la animación y elaboración de una estrategia de desarrollo territorial sustentable y se detiene en las funciones y objetivos de las Agencias de Desarrollo Económico Territorial, señalando la importancia de la construcción de una oferta territorial de servicios de apoyo a la producción para el fomento y creación de nuevas empresas locales.
Muestra también la aplicación del enfoque de desarrollo territorial en los proyectos y estrategias de desarrollo rural, así como en la planificación del desarrollo local sustentable, que implica la valorización del medio ambiente y el patrimonio cultural como un activo de desarrollo. Finalmente, señala la necesidad de incorporar el enfoque territorial para el diseño de las políticas activas de empleo, con el fin de lograr mejores resultados en términos de reducción de la pobreza y la inequidad social.
El enfoque del desarrollo territorial sustentable requiere partir de las circunstancias específicas de cada ámbito local, su medio físico y ambiental, sus recursos humanos, materiales, técnicos y financieros, teniendo en cuenta las necesidades y aspiraciones de la gente, así como sus organizaciones, instituciones y cultura, e indagando sus potencialidades locales y las oportunidades derivadas del dinamismo externo existentes. De este modo, el enfoque del desarrollo territorial precisa:
  • Ser construido a partir de las instituciones sociales existentes, tratando de fortalecerlas y facilitar la articulación de actores territoriales en torno a las estrategias de desarrollo local consensuadas.
  • Estimular una participación de amplia base en la toma de decisiones.
  • Fomentar el diálogo y la cooperación público privada.
  • Institucionalizar dicho proceso mediante una entidad representativa de los actores locales (Foro Territorial), lo cual permite identificar el nivel de capital social conseguido para el sostenimiento e impulso de la estrategia de desarrollo.
El ámbito territorial de actuación de la estrategia de desarrollo debe ser definido y consensuado libremente por parte de los actores sociales que conforman el acuerdo territorial que impulsa la correspondiente estrategia de desarrollo económico local. No hay una receta única, pero para la delimitación territorial suelen señalarse como criterios:
  • El agrupamiento territorial de empresas relacionadas.
  • La identificación del mercado de trabajo local.
  • La existencia de elementos de identidad territorial, lo cual incluye los aspectos
  • culturales, ambientales, paisajísticos y lingüísticos.
  • La coordinación y consenso entre los actores locales.
Por su parte, las Agencias de Desarrollo Local (ADEL) son organismos de nivel intermedio, concertados entre los diferentes agentes sociales locales, públicos y privados, que protagonizan las nuevas formas de hacer política de desarrollo productivo en los diferentes territorios. Con ello se pretende poner a disposición de las microempresas y pequeñas y medianas empresas, una avanzada infraestructura técnica que facilite un conjunto de soluciones y servicios difíciles de alcanzar por ellas mismas de forma autónoma, dado su reducido tamaño, la escasa predisposición a la cooperación y la lejanía e inadecuación del diseño de instrumentos de fomento promovidos desde el nivel central del Estado.
Las Agencias de Desarrollo Local son entidades con autonomía propia, jurídica y operativa, reconocidas legalmente en el ámbito del derecho privado mediante una forma jurídica que permite la participación de los actores públicos y privados. Son asociaciones sin fines de lucro cuya finalidad es la intermediación para integrar territorialmente los servicios de desarrollo empresarial, normalmente diseñados de forma sectorial y a cargo de diferentes entidades o programas, a fin de asegurar una oferta territorial de apoyo a la producción de las microempresas y pequeñas y medianas empresas, así como las cooperativas de producción y demás organizaciones de la economía social y la economía informal.
Finalmente, se insiste en que la generación de oportunidades productivas resultado de las políticas de fomento empresarial es una condición necesaria -pero no suficiente- para generar empleos de calidad. Para ello se requiere, asimismo, incorporar en las estrategias de desarrollo económico territorial una atención especial por asegurar la capacitación adecuada de los recursos humanos a fin de que éstos puedan aprovechar dichas oportunidades de empleo. Esto exige una orientación de dicha formación según las específicas necesidades del perfil productivo del territorio, indagando también los nichos de empleo vinculados a la economía social y a la economía informal, y trabajando con colectivos con mayores dificultades de inserción laboral, como las mujeres, jóvenes, indígenas, inmigrantes, discapacitados u otros. Al mismo tiempo, hay que garantizar la calidad del empleo, incluyendo las condiciones de lo que la Organización Internacional del Trabajo denomina “decent work” (trabajo decente o trabajo digno), en la certeza de que ello asegura un involucramiento mucho mayor de trabajadores/as en los procesos productivos, incrementando la productividad y la competitividad empresarial.

Comments are closed.